Semana de carnaval (brindando por la Amistad)

No, este post no va de disfraces ni nos vais a ver con peluca (compré un par, pero resultaron ser un fiasco. A 3€ la peluca, ya me diréis...) El título viene porque la semana de carnaval coincide con la semana blanca... y es una excusa como otra cualquiera para que los niños tengan vacaciones (conste que me gusta mucho más este sistema escolar con muchas semanas de vacaciones intercaladas en lugar de tres meses en verano del tirón).

A lo que íbamos, aquí el carnaval (Fasching) se celebra por todo lo alto y hay tradiciones curiosas, como el Weiberfastnacht, el carnaval de las mujeres (este año fue el jueves 16), que es el día que a las 11:11 las mujeres se lanzan a las calles para cortarles la corbata a los incautos que la lleven puesta (no cunda el pánico, Fernando volvió a casa con su corbata intacta... aunque sospecho que el año que viene irá de sport!). En realidad esto es típico de Colonia, en Munich el espectáculo está más bien en el Viktualienmarkt, donde las "tenderas" se disfrazan y hacen un baile el martes de carnaval.

Otra de trineos

Empieza a ser habitual que, después de unas semana fría y gris, el sábado –y especialmente el domingo- amanezcan igual de fríos pero con un sol glorioso. Vaya desde aquí nuestro más sincero agradecimiento al hombre del tiempo, si no fuera así poco habría que contar…

El domingo pasado W nos había invitado a comer a su casa. W empezó siendo nuestro casero y ahora es nuestro amigo. Incluso nos tuteamos (no sé si sabéis que aquí en Alemania lo normal es empezar hablándose de usted hasta que uno de los dos dice “¿Qué te parece si nos tuteamos?” y si al otro le parece bien, se dan la mano y se presentan por el nombre de pila. Esta última parte de presentarse me hace mucha gracia, pero es real!)

El caso es que W vive en el campo y cerca de su casa hay una colina muy apañada para tirarse en trineo. Así que quedamos un rato antes de la comida y nos fuimos bien abrigaditos a respirar aire puro y hacer un poco de ejercicio. (Pero solo un poco, que sí, haría sol, pero de los -10º no subimos!)La loma en cuestión no era tan larga como la de Blomberg, pero sí más ancha y menos concurrida, con lo que el riesgo de arrollar o ser arrollado era bastante más bajo… cosa que nuestras gargantas agradecieron.


20120212_Trineando con Wolfgang1_web

(para que luego digáis que estoy delgada... esto es ejercicio y no el gimnasio!)

20120212_Trineando con Wolfgang_2

20120212_Trineando con Wolfgang_2_web

20120212_Trineando con W

20120212_Trineando con Wolfgang_4_web

No somos lo que hacemos ni lo que pensamos. Tan sólo somos la huella que dejamos

¡Feliz fin de semana!

Sobreviviendo al invierno

Cuando las temperaturas máximas no superan los -9ºC... y las mínimas están por debajo de los -22ºC... ¡¡¡toca abrigarse!!! Obvio, ¿no? Y resignarse (para qué negarlo).  Y quedarse en casita al calor de la chimenea, o en su defecto, de una buena calefacción... No está el tiempo estos días como para dar muchos paseos. Hace tanto, tanto frío, que no descarto empezar a usar la terraza a modo de congelador. ¡En serio! Fernando está encantado con sus cervezas fresquitas en el garaje... y yo con más espacio en la nevera! Además, con estas temperaturas los virus también se congelan y por el momento (toco madera) estamos todos sanos. ¡Hay que saber ver la parte positiva!

Lo más apetecible en estos casos viene siendo un chocolate caliente al lado de la chimenea (encendida, claro). Pero llega un momento en que necesitas airearte, y por muchos "minus" que haga fuera, hay que salir a respirar ese aire gggélido que dicen que es tan sano...

Así que el domingo, a pesar de los -9ºC decidimos dar lo mejor de nosotros y, en vista del sol radiante que lucía, nos animamos a sacar la patita... ¡para luego poder contarlo! Ni cortos ni perezosos nos acercamos al lago con Olivia (aprovechando que los chicos, que son los que suelen protestar en estos casos, estaban durmiendo en casa de un amigo)... y nos lo encontramos con principio de congelación! (el lago, no Olivia).

Frozen

DSC_7689_MCP_MiniF_web72pp

Starnberger See in winter

Snow

Eso sí, los patos seguían allí perennes... ¿qué comerán? Ahora entiendo por qué los abrigos de plumas son los más caros!

Nosotros, muy aplicados, nos forramos hasta casi las cejas y conseguimos sobrevivir al asunto. Sólo nos faltó el pasamontañas (por lo menos a mí). La más lista fue Olivia, que no consintió en bajar de los brazos de papá. ¿Por qué sería?

5/52 No sin mi papi

Nuestro paseo duró 20 minutos escasos (trayecto en coche incluido). Espero que comprendáis la brevedad de este post... y que haya subido tan poquitas fotos...

¡Feliz semana!
PrestaShop themes