La magia de Internet

Como decirlo... me encanta Internet. ¡Estoy enganchada! Y muy especialmente las redes sociales. Gracias a Facebook, Flickr e incluso Linkedin...

- Mantengo el contacto con familia y amigos que están lejos (aunque la que está lejos soy yo!),
- Me he reencontrado con amigos de la infancia y he retomado amistades del pasado (algunas más intensamente que hace unos años!),
- He redescubierto gente muy interesante que en su día me pasó desapercibida,
- Y he hecho nuevas amiguitas... que es de lo que vengo a hablar hoy.

Hace casi tres años nacía Photographic Project, un proyecto formado por 20 mujeres de todo el mundo con un nexo común: la fotografía. Cada mes elegimos un tema y cada día publicamos una foto según la temática elegida. Pero lo bonito es que, más allá de las fotos que publicamos diariamente, hemos creado un clima de amistad que, de vez en cuando, traspasa la pantalla. Por ejemplo, en Navidad, cuando organizamos un amigo invisible y nos mandamos regalitos.

Regalitos

Este año mi amiga invisible fue Montse, a la que tuve la suerte de conocer en persona hará un par de años en su tierra, Asturias. Porque, como iba diciendo, a veces estas amistades "virtuales" traspasan la pantalla... (somos unas cuantas ya las que nos hemos puesto cara y voz) y es ahí cuando constatas que. además de un hobby, compartes muchas más cosas (como, por otra parte, ya intuías). Guardo un gran recuerdo de aquella tarde en compañía de Montse y Ángel, su marido y espero algún día no muy lejano volver a repetirlo.

20121220_AmigoinvisiblePhPr

Calendario

Montse, además de ser una bellísima persona, de esas que tienen "aura", es una gran fotógrafa y además hace maravillas en patchwork. Una felicitación hecha a mano que escondía un calendario maravilloso con sus fotos, y un cuadro de patchwork hecho por ella, todo eso me ha enviado. Os invito a visitar su blog para que la conozcáis un poquito mejor.

¡GRACIAS MONTSE!


Y como no creo que me de tiempo a pasar por aquí antes del día 24...

Felices fiestas

¡Despierta!

Ayer -el domingo- madrugué. Pero mucho, mucho (para ser yo y para ser domingo). Llevaba tiempo (básicamente desde que aterricé en Munich) queriendo acercarme al lago al amanecer para sacar fotos, pero siempre me vencía la pereza (o más bien el sueño).

Hasta que hace unas semanas, Alvaro Sanz (que a mí no me conoce de nada, pero yo sí a él, mataría por me encantaría poder asistir a uno de sus cursos!) convocó a media España y parte del extranjero a salir a fotografiar el amanecer. Yo no tuve claro hasta el último momento si salir o no... es verdad que estos días amanece relativamente tarde (sobre las 7h, mientras que en verano a las 5h ya es de día!) pero empieza a hacer un frío que pela y en la cama se está muy agustito... Como os podéis imaginar, en la cama no me quedé (si no no habría entrada). Aquí os dejo el resultado:

¡Despierta!

(esas manchitas son patos durmiendo).

¡Despierta!

¡Despierta!

Starnbergersee at dawn

Y la vista desde mi ventana al llegar a casa:

Despierta, desde casa

Experiencia genial salir al amanecer, si es cámara en mano, más. Llegué a casa llena de energía y ganas de hacer cosas. Repetiré, seguro!

PD. Amaneció un día maravilloso, con sol y cielo azul... unas horas después empezó a nevar, y nevar... y nevar...!! Y ahí seguimos, con más nieve que en Siberia y máximas de -7ºC para dentro de un par de días. Ay!

Primer fin de semana de adviento: de mercadillos y visitas sorpresa

Como muchos de vosotros sabéis, la semana pasada fue mi cumpleaños, y mis padres, compinchados con Gonzalo, decidieron darme la sorpresa de presentarse en Munich para celebrarlo conmigo. Mejor regalo, imposible, porque además mi padre y yo cumplimos los años el mismo día, así que han sido muy pocos los años que no lo hemos celebrado juntos (me salen 3 contando el año pasado). ¡¡¡¡Felicidades Papi!!!!

Gonzalo llevaba semanas avisándome de que este año mi regalo iba a ser muy especial pero el tío guardó el secreto hasta unos pocos días antes (lo justo como para darme tiempo a adecentar un poco todo esto, jajaja!) ;)

Además la visita coincidió con el primer fin de semana de adviento y con las primeras nevadas importantes (sin contar la de la entrada anterior, que fue en octubre), así que tuvimos un tiempo perfecto para disfrutar de los mercadillos de navidad que estos días inundan Alemania. Y es que, en mi humilde opinión, la navidad, o mejor dicho, el adviento, es una de las épocas más bonitas para visitar Alemania en general y Munich en particular. Cada barrio, cada pueblo, tiene su mercadillo;  unos más grandes, otros más pequeños, unos más especiales que otros, pero todos con encanto, especialmente al caer la noche (lo cual no es difícil, teniendo en cuenta que a las 17h es noche cerrada), y si es con nieve, mejor.

¿Y qué se hace en los mercadillos? Pues aparte de pasear, disfrutar del ambiente y ver los puestos de artesanía, es imprescindible tomarse un(os) Glühwein, vino caliente con especias, que entra divinamente cuando aprieta el frío!!! (Los alemanes saben lo que hacen, creedme.)

DSBad Tölz

Y para acompañar, una variada oferta gastronómica "a la alemana" (salchichas de todo tipo, flammküchen -una especie de pizza deliciosa-, Kartoffelpuffer -patatas ralladas y fritas en forma de tortita... mmm... me encanta esta comida basura!)

20121201_BadTölz

20121201_BadTölz_2

(para los niños también hay ponche sin alcohol. Pero aunque por la foto no lo parezca, parece que sólo le gustó a Olivia).

Pero no sé porque me enrollo tanto, yo venía a hablar de mi regalo de cumpleaños, así que aquí dejo algunas fotos de estos días. Y los mercadillos, si eso, los dejamos para otra entrada...

El río Isar a su paso por Bad Tölz (este pueblo me encanta)

Bad Tölz

Bad Tölz

Una vista de Rottach-Egern, un pueblecito a orillas del Tegernsee al que seguro volveremos, porque creo que se ha convertido en nuestro sitio favorito de Baviera -hasta la fecha-

Rottach-Egern

(y donde, por cierto, nos tomamos los mejores Kaiserschmarrn de la historia!)

Y la familia al completo:

20121201_BadTölz_3

Oui, c'est moi.

Feliz fin de semana!

Después de la primavera...

(de la primavera de la anterior entrada, quiero decir)... llegó el invierno!! Y sí, justo una semana después de ver niños bañándose en el Chiemsee, amanecimos tal que así:

Primeras nieves

Primeras nieves

¿Y qué hicimos? Pues lo que habría hecho cualquiera en nuestro caso... nos pusimos los schneehose, que dicen por aquí (pantalones de nieve), guantes, gorros, bufandas... y nos fuimos a trinear un rato.

Primeras nieves

Primeras nieves

primeras nieves

Primeras nieves

Primeras nieves

Esta vez incluso Olivia se animó ("¡no sin mi Papi!!")

Primeras nieves

No fuimos los únicos pero sí los primeros. Cuando nos cansamos aquello empezó a llenarse de gente. Pero para entonces la nieve ya no era virgen!!

Cerramos octubre con nieve, pero noviembre nos trajo días primaverales, otoñales y también alguno invernal. Eso sí, veraniego ninguno. Si algo he aprendido este año es que por estas latitudes más vale estar prevenido para todo: puede llover un día y al día siguiente hacer un sol radiante, y viceversa. Puede granizar en julio y hacer un sol de justicia en diciembre. Puedes bañarte en la piscina hoy y mañana irte a esquiar (bueeeno, vale, dentro de una semana). Incluso hay cambios de estación dentro de un mismo día: en determinados momentos del año más vale salir con abrigo, paraguas y crema solar, por lo que pueda pasar (o caer!) Dicen que lo peor de vivir en Alemania es el tiempo, pero yo lo que creo es que -al menos en esta zona- precisamente el tiempo si algo no es, es aburrido!

¡Que tengáis un buen fin de semana!

Los palacios del rey loco

Hace unas semanas, en el que probablemente fue el fin de semana más primaveral del otoño (sí, primaveral, había gente bañándose al aire libre!) aprovechamos para darnos una vuelta por el lago más grande de la zona, el Chiemsee. (¡Será por lagos!)

Es tan grande que le llaman "el mar de Baviera" (80 m2 de lago, total nada!), y, como no podía ser de otra manera, en la Herreninsel o "Isla de los Caballeros" (la más grande de sus tres islas), Ludwig II, el famoso "rey loco", decidió hacerse un palacete (hay que ver lo que le debe Baviera a este hombre!). Al parecer se quedó prendado del Palacio de Versalles y quiso construir una réplica que superase a todos los palacios existentes hasta el momento (finales del s. XIX). El caso es que debido a la repentina muerte del rey (mira por donde, ahogado en extrañas circunstancias en el lago Starnberg a la altura de Berg, a unos 15 minutos en coche desde casa), el palacio nunca se llegó a terminar y nuestro querido amigo sólo pasó 10 días y 9 noches en él.

NOTA: Además de la Herreninsel se puede visitar la Fraueninsel (o "Isla de las Damas"), donde ya estuvimos en diciembre del año pasado, porque tiene un mercadillo de navidad muy pintoresco y del que no hablé aquí porque cuando llegamos era noche cerrada y por lo tanto, no hice fotos.

Volviendo a la Herreninsel, para llegar se coge un barco en Prien-am-See:

Herreninsel

Después de un paseo entre árboles llegamos al palacio, que aparentemente no tiene mucho que envidiar a Versalles, quizás "sólo" el hecho de que está sin terminar (pero eso por fuera no se nota!):

20121020_Herrenchiemsee

Lástima de flores, supongo que en primavera los jardines estarán aún más bonitos (aún así yo prefiero el otoño).

En blanco y negro tampoco está mal...

Herrenchiemsee

Además, se puede ir "a palacio" en coche de caballos...

Herrenchiemsee

Y si tienes suerte igual te encuentras a los mismísimos romanos desfilando (¿?)...

20121020_Herreninsel

También puedes coger manzanas...

20121020_Manzanas

Foto de la izquierda cortesía de Gonzalo. No está nada mal, no? (las manzanas en realidad estaban por el suelo. Cualquiera se atreve a cogerlas del árbol!).

... O hacer lucha libre entre las hojas...

20121020_Herreninsel_4

20121020_Herreninsel_5

Qué bonito es el amor fraternal (sobre todo cuando se hace de rogar!)

La isla es toda ella preciosísima, no me extraña que Ludwig la eligiera para hacerse un palacio, y si no mirad esto:

20121020_Herreninsel_2

20121020_Herreninsel_3

Y después de otro paseo para dar la vuelta completa a la isla, a casita:

Herreninsel

En fin, otro motivo más para venir a visitarnos a Munich!

El otoño en Munich

El otoño es mi estación preferida. En realidad para mí todas tienen su encanto, (incluso el invierno, rara que es una) y de hecho me encantan los cambios de estación, pero el otoño (y más concretamente octubre), es la que más me gusta. Me encanta ver como los árboles van cambiando de color, pisar las hojas secas, comer castañas asadas, encender la chimenea (¡¡¡sí!!!), inaugurar la temporada de jerseys, chocolate caliente y bizcochos caseros, sacar los edredones (aunque tengo que decir que este año no los hemos llegado a quitar, el verano alemán no mola tanto y por las noche sigues haciendo frío!)... Y además aquí el otoño es si cabe más bonito, porque vivimos rodeados de bosques, así que mires donde mires hay colorines por todas partes.

El caso es que normalmente septiembre me pilla con el pie cambiado, pero para octubre suelo estar al 100%. Excepto este año. Las vacaciones se alargaron hasta mediados de septiembre, así que para mí el mes (y el año, yo voy con el calendario escolar) empezó el día 12 y... bueno, me adelantó como te adelantan aquí los Ferraris en la autopista, que ni los ves... Así que aterricé en Octubre un poco aturdida y me temo me va a terminar adelantando por la derecha (o sea, de malas maneras!!). A este paso me planto en navidades sin enterarme... así que antes de que llegue el invierno (que aquí empieza pasado mañana: el sábado anuncian nieve!!) os dejo con un trocito de mi precioso otoño alemán y con la promesa de volver la semana que viene (o la siguiente!) con más fotos otoñales... (aunque nieve el sábado. Todavía tengo otoño que enseñar!)

Otoño

20121020_Charco

Al final del jardín
(esto es al final de nuestro jardín)

Autumn
(y esto también)

From my window
(y esto es lo que se ve ahora mismo desde mi cocina).

Autumn

"Autumn is a second spring when every leaf is a flower"

20121006_Maising

Y un pequeño adelanto de la próxima entrada:

20121020_Niños

(esto se va convirtiendo en tradición otoñal!)

Feliz fin de semana!

Un breve resumen

Seis semanas de vacaciones (cinco de ellas en España) son difíciles de condensar en una sola entrada, máxime si, como es el caso, hay pocas fotos (yo, cuando me relajo, me relajo). Además, estamos más en otoño que en verano (sobre todo aquí!) y como me enrolle mucho estas fotos y esta historia van a estar un tanto fuera de lugar...!

En Baviera el calendario escolar tiene tirando a nada que ver con el español (ni con el del resto de Alemania, aquí la cosa va por regiones). Salvo algunas fiestas concretas, tipo el día de Reyes o Todos los santos (son católicos, como nosotros), coincidimos poco. En general son más de distribuir las semanas de vacaciones a lo largo de todo el año, en lugar de acumular tres meses de golpe en verano. Por eso en junio los niños tuvieron dos semanas de vacaciones que nos pillaron con el pie cambiado (no nos las esperábamos, es más, yo diría que ni los de aquí se enteran!) pero a cambio el colegio no terminó hasta el 31 de julio. Y empezó de nuevo el 13 de septiembre (aunque esa es otra historia). El caso es que el mes de julio se nos hizo eterno y de ahí que esté ahora hablando de esto y no a finales de agosto...

Aquí la foto del antes (esas melenas fueron oportunamente cortadas al llegar a Madrid):

DSC_0961_MCP_MiniF_alta

Y aquí las fotos del después, en lo que viene a ser un breve resumen -un poco deslabazado- de nuestro verano...

... En el que hubo muchos momentos de complicidad entre las primas...

20120809_JyO


... de amor Olivia entre y su papá...

20120812_OyF

20120817_OyF

... paseos románticos familiares por la playa (no fuera a ser que nos perdiéramos):

20120822_GyF

También hubo algún que otro susto con el pequeño de la casa...

20120809_Pelayo

(ese siete que tiene en la frente -que más bien parece un cuatro- es uno de tantos... las cicatrices empiezan a ser parte de su "yo" más auténtico y por eso no la he photoshopeado...)

Nacieron nuevas (e inesperadas) amistades...

Pelayo y Rodrigo

Y poco más, porque en esas semanas de playa y relax (madre mía que lejos quedan ya!!!) los mayores (unos más que otros) nos dedicamos básicamente a dormir, comer y vuelta a dormir, todo ello intercalado con ocasionales bajadas a la playa o a la piscina...

Feliz fin de semana, que el viernes ya está aquí!!

PrestaShop themes