Después de la primavera...

(de la primavera de la anterior entrada, quiero decir)... llegó el invierno!! Y sí, justo una semana después de ver niños bañándose en el Chiemsee, amanecimos tal que así:

Primeras nieves

Primeras nieves

¿Y qué hicimos? Pues lo que habría hecho cualquiera en nuestro caso... nos pusimos los schneehose, que dicen por aquí (pantalones de nieve), guantes, gorros, bufandas... y nos fuimos a trinear un rato.

Primeras nieves

Primeras nieves

primeras nieves

Primeras nieves

Primeras nieves

Esta vez incluso Olivia se animó ("¡no sin mi Papi!!")

Primeras nieves

No fuimos los únicos pero sí los primeros. Cuando nos cansamos aquello empezó a llenarse de gente. Pero para entonces la nieve ya no era virgen!!

Cerramos octubre con nieve, pero noviembre nos trajo días primaverales, otoñales y también alguno invernal. Eso sí, veraniego ninguno. Si algo he aprendido este año es que por estas latitudes más vale estar prevenido para todo: puede llover un día y al día siguiente hacer un sol radiante, y viceversa. Puede granizar en julio y hacer un sol de justicia en diciembre. Puedes bañarte en la piscina hoy y mañana irte a esquiar (bueeeno, vale, dentro de una semana). Incluso hay cambios de estación dentro de un mismo día: en determinados momentos del año más vale salir con abrigo, paraguas y crema solar, por lo que pueda pasar (o caer!) Dicen que lo peor de vivir en Alemania es el tiempo, pero yo lo que creo es que -al menos en esta zona- precisamente el tiempo si algo no es, es aburrido!

¡Que tengáis un buen fin de semana!

10 comentarios:

  1. Cuánta nieve tenéis ya!! Qué imágenes tan bonitas!
    Creo que me volvería loca con un tiempo tan variable!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me volvía loca al principio, pero ahora hasta me gusta!! Besos!!

      Eliminar
  2. Esas fotos dan un frío... Tirito solo de verlas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, unas buenas botas, bufanda y guantes y no hay frío que se nos resista!!

      Eliminar
  3. Ana que fotos tan bonitas!!!
    Son como postales, viendo todo nevado me parecen mágicas.
    Tener el tiempo tan variable creo que no queda otra que adaptarse, si hay días soleados aprovechar todo lo que se pueda y cuando aprieta el frío quedarse en casa y encender la chimenea!! que tiene tanto encanto el calor y el olor de la madera.

    Los cinco formáis una estupenda familia......no hay más que ver las fotos!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. qué contraste entre las dos entradas, Ana!! Preciosas las fotos, como siempre!

    ResponderEliminar
  5. Una sesión estupenda! Me da mucha envidia tu nieve.
    Te han quedado una fotos geniales, el colorido de los trineos y los niños contra el blanco de la nieve, fabuloso!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu visita!

PrestaShop themes