Lo que me gusta y lo que no

Después de tres semanas en Alemania, hay tres cosas que no me terminan de convencer de vivir aquí, a saber (no necesariamente por este orden):
- Los insectos: moscas, mosquitos, arañas... ¡están por todas partes! Supongo que es lo que tiene vivir casi-en-el-campo, pero, aunque nunca pensé que lo diría, te acostumbras (las ventanas cerradas ayudan).
- La cal del agua: es increible, tenemos un filtro de agua instalado en el grifo de la cocina; el filtro en cuestión tiene a su vez un filtro específico para la cal que en condiciones normales dura unos cuatro meses... pues bien, lo cambié nada más llegar (es decir, el 17 de agosto) y ya está naranja!!! (vamos, que no nos dura ni un mes!)
- Esto casi me da vergüenza contarlo... pero ahí va. El sistema de basuras, ¡¡¡no lo entiendo!!! Aquí se recicla todo, así que un día pasa el señor de los envases, otro día pasa el de la basura orgánica, otro día el de la basura "verde" (restos de poda, etc.) y otro día el papel. Para empezar, las bolsitas amarillas de los envases no se encuentran en el súper, sino que hay que ir específicamente al punto verde a por ellas (menos mal que nuestros encantadores vecinos nos proporcionaron desinteresadamente unas cuantas, porque ¡aún no sabemos donde está el punto verde!). Lo peor no es eso. Lo peor, es que aquí el camión de la basura no pasa todos los días... ni si quiera un día sí y otro no. Puede estar una semana entera sin pasar. De hecho, según el calendario (tenemos un calendario anual donde está todo detallado), la frecuencia de cada camión suele ser de... (tratatachannnnn) ¡dos semanas! ¡¡¡dos semanas sin recoger la basura!!! (en verano, gracias a dios, tienen el detalle de pasar una vez por semana). Nuestos cubos de la basura se guardan en una especie de compartimento a la salida del garage y la verdad es que no se ven bichos revoloteando alrededor (deben estar todos dentro poniéndose las botas), ni tampoco hay olores, pero... ¡lo llevo fatal! Claro, así va el país, se deben ahorrar un pastón en gasolina, mantenimiento de los camiones, sueldos de los barrenderos... incluso bolsas de plástico, ¡¡¡las dichosas bolsas amarillas hay que aprovecharlas al máximo!!!

Otro tema curioso es el de los horarios... pero de eso hablaremos otro día.

En cambio y para compensar, hay otras cosas que me encantan de vivir aquí:

- Hay cientos de miles de tipos de pan, casi todos (creo) integrales, de trigo, de centeno, de cebada, de varios cereales, con semillas, sin semillas, incluso de patata... Desde que hemos llegado sólo he repetido una vez, y los que me conocen saben lo que me gusta desayunar mi pancito integral...
- La gente es muy civilizada, por ejemplo, dejas el cubo de la basura fuera una semana porque te vas de vacaciones (recordad que aquí se toman su tiempo con lo de la basura) y a la vuelta sigue ahí. También se ven bicicletas sin candado por la calle, no roban, no hacen grafittis... Una de las cosas más sorprendentes que he visto últimamente ha sido esto:


Un puesto de calabazas a pie de carretera... de autoservicio!




- En todas partes venden comida ecológica, incluso carne, pollo, huevos... en España encontraba leche y yogures, pero lo demás era más complicado. Eso sí, la compra está cara. Y curiosamente (¿curiosamente?) la mayor parte de la fruta ecológica que he visto en el súper es... española, como no.
- Tenemos jardín. Con fresas silvestres y moras. ¡Y un mini bosque al final!
- Vivimos a 5 minutos de un lago que parece el mar (me encantaría ir al amanecer a hacer fotos, pero me puede la pereza).
- Los yogures, si quieres, los venden por litros. Y los arándanos y las grosellas en cestas de medio kilo. Tengo que aprender a hacer tarta de arándanos. ¿Alguien tiene una buena receta?
- Hay un montón de cosas que hacer y sitios que ver, con y sin niños, es increible lo bonita que es esta zona, incluso me agobia, ¿nos dará tiempo a verlo todo?

Y cambiando de tercio, para terminar os dejo con Olivia -acompañada de su inseparable "Guau" experimentando con la leche en vaso. Lamentablemente no tengo más fotos del fin de semana porque en un descuido imperdonable (no volverá a pasar) dejé la tarjeta de memoria en la ranura del ordenador y cuando volví ya no estaba. Casualmente Olivia había estado por allí, a saber qué hizo con la dichosa tarjeta...

Image Hosted by ImageShack.us
By guisatus at 2011-09-06

10 comentarios:

  1. me encanta tu blog!
    ya has visto que he dejado un comentario en cada entrada!!! jajaj!
    Lo de los panes, lo recuerdo perfectamente, cuando vamos para allá siempre nos traemos unos cuantos para aquí! :D
    y que todo es ecológico... ME SUENA también! pero mejor, no?
    me alegro que encuentres bien en tu nueva vida, luego no querrás volver!
    un besote!

    ResponderEliminar
  2. Gracias María por tus comentarios, jajaja!!!!! En serio, que tú sabrás la ilusión que hace!!! Y además precisamente tengo abierto Quarts d'una porque me iba a poner a incluir más enlaces!!!!

    Muchos besos, y a ver si te veo por aquí pero en persona eh!!!!

    (es surrealista, no puedo hacer comentarios en mi propio blog con mi usuario de blogger, ¿a alguien más le pasa???)

    ResponderEliminar
  3. Ana!!! Me alegra muchísimo que hayas empezado tu propio blog. Así parece que estemos más cerca! Además me encanta cómo lo has planteado. Las fotos son geniales y me gusta muchísimo conocer las peculiaridades de otras culturas . He disfrutado un montón leyendo las cosillas que nos cuentas y estoy muerta de envidia de tu lago, las calabacitas (necesito varias cajas para decorar mi casa, son monísimas), tus moras y arándanos, los panes,.... ayyyyyy!!
    Tus hijos están guapísimos y Olivia... cuánto ha cambiado en nada!!!!
    Te isgo. Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  4. Ana!!! Me encanta tu blog!!! Leerte es como escucharte. Qué experiencia tan linda! Tus hijos están bellísimos, pero quien me sorprende mucho es Olivia... hasta hace nada era una bebé... Qué cara de pícara que tiene!!!
    Bueno, tengo que hacerme seguidora de tu blog para no perderme una entrada!!!

    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Huy chicas, qué ilusión vuestros comentarios!!!

    Angie, gracias por tus palabras, eres un cielo!!!!

    IDania, tú eres otro cielo, eres seguidora desde que empecé a cacharrear con blogger!! No sé como me encontraste, jajaja!!!

    ResponderEliminar
  6. 1. mentira que así está OLIVIA de grande???!!!
    O_O es que yo recuerdo esa foto recostada con su cabecita pelada... ay! Qué rápido pasa el tiempo, está demasiado exquisita Ana.

    2. Debe ser súper difícil acostumbrarse a lo de la basura, pero si todo se recicla, debe ser menos volumen, no? (claro, dime eso después de 2 semanas... jajaja). A mi me encantaría tener algo parecido acá, el camión pasa 3 veces a la semana pero no se recicla absolutamente nada y todo va a parar a un mismo vertedero, uan cosa muy terrible/triste.

    3. Me estoy muriendo de la encidia porque también quiero un lugar con multipanes y deliciosas bayas, de verdad que te leía y me imaginaba un cuento tipo Hansel y Gretell.

    4. Lo siento en el alma, pero encontrarás el día y madrugarás para mostrarnos ese lago al amanecer. Ya dijiste y no me puedo quitar las ganas.

    Las fotos están preciosas Ana, te felicito y estoy volviendo. Besos,
    Maco.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Maco!!!
    1. Sí, crecen demasiado rápido!!! Y es un torbellino...
    2. Bueno... lo de reciclar está bien, claro, ya en Madrid lo hacíamos (voluntariamente, no como aquí!!) El lío es por el calendario y la poca frecuencia.. pero ya me acostumbraré! (esto me recuerda que hoy toca la orgánica!!)
    3. Vente a verme!!!
    4. Jajaja, seguro que en invierno amanecerá más tarde y entonces no podré inventarme ninguna excusa!!!

    Besos mil

    ResponderEliminar
  8. Ana!! Me alegro mucho poder leer cada entrada que hagas en tu blog, es como estar un poco mas cerca.

    Las fotos son estupendas, todas!! Y un consejo, pegate un dia el madrugón y no dejes pasar la oportunidad de fotografiar un amanecer :)) no lo dejes pasar....

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Ana, no sabía que tenías este blog. :) No te fíes mucho de que no roban... a una amiga mía le robaron la bici el verano pasado, y eso que la tenía con candado. Y a mí ya me han robado dos cestas de la bici... jajaja Ve con cuidadín ;)

    ResponderEliminar
  10. Hola Ana
    Que alegria leerte! Seguro que no tienes ni idea de quien me ha soplado que tienes un blog......jejjeej
    Yo soy una ciberpaleta pero bueno me lanzo y a ver si nos podemos comunicar.
    Como pasa el tiempo ya lleváis un mes practicamente allí.
    Repito lo mismo que todos los niños están los tres preciosos y claro yo que hace un siglo que los veo me parecen enormes sobretodo la peque que está monísima.
    Ya veo que os va genial y eso me alegra muchísimo aunque con las típicas cosillas que hacen que nada sea perfecto.
    A mi lo de las moscas, bichos de todo tipo es algo que no me sorprende porque nosotros vivimos en un cuarto piso y tampoco nos falta compañía de ese género. No se si es porque estamos pegaditos al guadiana, si porque estamos debajo del tejado, el caso es que mi lista del super casi siempre incluye algún tipo de mata bichos ya sea para voladores o terrestres( son diferentes me di cuenta cuando algunos por mas que les pulverizaba encima no se coscaban los capullos).
    Las fotos del Castillo de Locura como el Rey que lo habitó. Yo las tengo en versión nublado.
    En cuanto a la basura miralo por el lado bueno. Con esto te organizas para el tema comidas y ya sabes que toca pescado el dia antes que toque la salida de residuos orgánicos y encomiendate a los Santos para que Olivia abandone el pañal. Otra opción es que te hagas con un congelador solo para basura como en los hoteles.....Ya me salío la vena profesional. pero vamos que con ese pedazo entorno todo compensa. ¡Que envidia! Como me acuerdo de la HB y sitios por el estilo.

    Bueno guapetona que me estoy extendiendo y no quiero aburrir. Estoy de vacaciones y se nota que ahora tengo tiempo.
    Os queremos
    Rosa Miranda Guisado

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu visita!

PrestaShop themes