De Madrid al cielo

Y para muestra, unas fotos sacadas con el móvil (estoy completa e irremediablemente enganchada a Instagram)

De Madrid al cielo

Hace un par de fines de semana estábamos Olivia y yo en Madrid celebrando el bautizo de mi sobrino-ahijado y yo no dejaba de mirar al cielo y... ay, suspirar (¡espero que nadie se diera cuenta!). Compulsivamente sacaba el teléfono para hacer fotos (de esto sí se dieron cuenta) porque... tenía un azul... ¡¡taaaan azul!! El cielo de Munich también suele ser bastante azul (cuando no llueve) pero ni de lejos es el de Madrid. Han hecho falta 8 meses y tres escapadas para constatarlo, pero ahí queda eso. Y mira que me gusta Munich.

A lo que íbamos. Dado mi papel estelar en la ceremonia no era cuestión de sacar ni el teléfono ni la cámara para hacer fotos (para eso ya estaban otros!) pero después sí me pude escapar un ratín a perseguir a las primas:

Priminas

Niñas

En cuanto al homenajeado, está hecho un fenómeno: el tío pasa de todo, ¿que le echan agua benita? Pues venga ese agua. ¿Que toca comer? Póngame dos raciones. ¿Que hay que socializar? Os echo una sonrisita y os derretís. Un lujo de niño (y no es amor de tía), y encima guapo, pero eso es marca de la casa.

Pelayo

Pelayo

Pero volviendo a las niñas, yo diría que fueron las grandes protagonistas! Están en esa edad en que las congelarías para que no siguieran creciendo. Jimena... Jimena es mucha Jimena. Dejémoslo en que "promete".... tiene mucha personalidad y es un auténtico bicho. Olivia más recatada, pero llevando la iniciativa, que por algo es 3 meses más mayor y va a la guardería! Y la adoración es mutua.

Primas

Jimena

Aunque hubo tiempo para todo, risas y llantos, y es que aquí, el que no corre vuela. ¿Quién dijo que el coche era sólo de una plaza? Donde cabe uno caben dos (y si hay que morder, se muerde) y al final, todos contentos.

Priminas

Y como lo bueno, si breve, dos veces bueno, fue uno de esos fines de semana intensos pero a la vez relajados, en los que descansas, te miman, te pones al día, disfrutas, te sientes como en casa (porque aunque Munich sea mi casa ahora, Madrid siempre será mi hogar) y cargas las pilas... hasta la próxima vez.

La mejor semana del año

(al menos hasta ahora!)

Llevo casi dos semanas para escribir esta entrada: o los días cada vez duran menos o yo me complico cada vez más, el caso es que necesitaría, calculo yo, 32 o 33 horas diarias en lugar de 24 para que me diera tiempo a todo.

Porque además esta es una entrada larga, ya os lo aviso, mejor os preparais una taza de café (o en su defecto té) y os sentais cómodamente porque hay una jartá de fotos (que me han tenido de lo más entretenida y de ahí parte del retraso).

La ingente cantidad de fotos se debe a que desde la última vez que actualicé (hace tiempo que perdí la noción del tiempo) estuvieron por aquí mis papis :) Y como además por fin es primavera (en El Corte Inglés y en Munich, en España creo que nos han adelantado y se acercan peligrosamente al verano) pudimos aprovechar para hacer un montón de cosas (y un montón de fotos) y resultó ser una semana estupenda, redonda y entrañable.

Empezamos por comer en el Weisses Brauhaus, como viene siendo tradición. Música típica, ruido, turistas, fauna autóctona, camareras vestidas con el Dirndl (traje típico que sospecho terminaré comprándome), buena comida (bávara) y mejor cerveza (esto lo digo de oídas, aunque me estoy entrenando y ya consigo beberme un vaso "pequeño" -de 1/3- de cerveza de trigo). Después nos dimos una vueltecita por el centro y mira por donde nos encontramos con un adelanto de San Patricio (quedaba una semana todavía) y a un montón de gente vestida para la ocasión:

St. Patrick's

Entre charla y charla cogimos el coche y nos fuimos a Wasserburg-am-Inn, uno de esos pueblos típicos, muy bonito (aunque confieso que no tan pintoresco como nos lo imaginábamos)...

Wasserburg-am-Inn

Wasserburg-am-Inn

... donde lo mejor fueron las compras...

Wasserburg am Inn

... aunque no precisamente en estas dos tiendas!!!!

También nos acercamos a Bad Tölz, un pueblecito a los pies de los Alpes que queda a media hora larga de Starnberg y que cada día me gusta más (a pesar de que es básicamente una calle!!)

Bad Tölz

Bad Tölz

Bad Tölz

Bad Tölz

Bad Tölz

(las fotos en realidad son de otro día).

Tuvimos tiempo incluso de hacer una visita cultural y nos acercamos a La Gliptoteca. Confieso que no tenía ni idea de su existencia, de hecho tengo que decir que es el primer museo que visito en Munich... no soy muy de museos la verdad, pero este me encantó, tanto el continente como el contenido:

die Glypthotek

El sábado tuvimos nuestra última clase de esquí, con carreras, medallas y toda la parafernalia. Ese que baja por la pista es Gonzalete!

Gonzalo Seefeld

Fue un día completito (e improvisado!), porque mientras los niños y yo nos dedicábamos al esquí y a la alta competición, a Opa y a Oma les dio tiempo a ver Garmisch-Patternkirchen por la mañana, comer conmigo en Seefeld y marcharse corriendo a Innsbuck para cerrar el día.

Y el colofón fue un paseo en barca por el lago el último día:

Starnberger See

(lo que se ve al fondo son los Alpes)

Starnberg from the Starnberger See

(y esto, Starnberg)

Pero.... se terminó... y hubo que volver a la dura realidad. Aunque empezó la cuenta atrás para la próxima visita, esta vez en sentido Munich-Madrid dentro de muy poquito, juhuuuu!!!!
PrestaShop themes