Y a la inversa, 8 frases muy alemanas que jamás oirás decir en España

Después de repasar las 7 frases que un alemán nunca diría... vamos con la inversa, es decir, frases que se escuchan en Alemania y que en España nunca diríamos...

1. "¿Pagan juntos o por separado?"

En España, si vamos a un restaurante o a tomar algo, dividimos el total entre todos, aunque unos hayan tomado una cerveza y otros hayan tomado primero, segundo y postre. Eso, o cada uno paga una ronda, ¿no?

En Alemania no lo dan por hecho, en Alemania el camarero siempre pregunta y la respuesta, por supuesto, suele ser "por separado". Lo normal que cada uno se pague lo suyo, aunque en la mesa haya 20 comensales. En estos casos el camarero va uno por uno preguntando qué ha tomado cada cual (recordad que son gente altamente organizada) y al final, las cuentas suelen cuadrar, porque, además, nadie se escaquea despista.

2. "No se admite el pago con tarjeta"

¿Comorrrr? ¿Que en el McDonald's no cogen tarjeta? ¿Ni de débito, ni ya digamos de crédito? ¿Ni una mísera EC Karte (la versión alemana de la VISA electrón) ¿Que en el supermercado no saben lo que es una VISA? Pues no señores, preparen dinero en efectivo porque en muchas tiendas, restaurantes e incluso parkings públicos, no se admiten tarjetas, de ninguna clase. Punto pelota.

_DSC2458-MYEDD


3. "Lo siento, la cocina está cerrada"

Eso de ir a cenar después de la última sesión de cine se acabó. Aquí las cocinas cierran pronto. En las grandes ciudades, todavía, pero en los pueblos, con un poco de suerte, si llegas antes de las 21h igual te dan algo. Se ha dado el caso de pedir el postre a las 20:30 en un pueblo de montaña, en plenas vacaciones de esquí (o sea, el pueblo lleno) y que la cocina estuviera ya cerrada. Y que ni se te pase por la cabeza que la reabran para ti, aunque sólo sea para cortar ese pedazo de tarta de chocolate que viene en el menú y que no requiere preparación previa. Cerrada significa CE-RRA-DA. A cal y canto.

Lo mismo aplica si intentas entrar en una tienda un minuto después del horario de cierre. Lo dicho: puntualidad absoluta, llevada al extremo.

Ataque de risa

4. "Oiga, ¡¡¡que el semáforo está rojo!!!"

¿Y a mí qué?!? En cuatro años que llevo en Alemania nunca me habían regañado por cruzar en rojo, a pesar de hacerlo constantemente de vez en cuando... hasta el otro día, cruzando por una calle bastante principal, nadie a la izquierda, carril derecho temporalmente cortado... semáforo en rojo para los de la izquierda, en verde para los de la derecha-que-no-pueden-pasar-porque-hay-obras... Me dispongo a cruzar y me empieza a chillar un peatón como un energúmeno... creo que hasta me insultó, pero no me atrevería a asegurarlo.

No debía ser mi día, porque al rato me volvieron a llamar la atención en la misma calle por aparcar en sentido contrario a la marcha, cosa que no había vuelto a hacer desde que me pusieron una multa de 15€ por eso mismo hace un par de años (sin comentarios). Pero es que resulta que en este caso, el sentido contrario estaba cortado por obras y toda la calle había aparcado igual. O sea, que mi coche no daba la nota.

Un efecto secundario de esa multa de 15€ es que ahora me chirría muchísimo ver coches aparcados en sentido contrario a la marcha: antes hago una pirula en toda regla para aparcar al otro lado de la calle que dejarlo tal cual. Lo consiguieron, ahora soy un poquitito más cuadriculada.

_DSC2469-MYEDD

5. "¿Donde tiras las latas?"

Reciclar es un arte, señores. Hay que hacer un máster para entender el sistema y suele ser lo primero que te explican los vecinos cuando llegas de nuevas a Alemania.

Hay que tener un mínimo de 5 cubos de basura por unidad familiar, a saber: bio, envases, papel, vidrio y "resto". En realidad, 6, porque muchas botellas de vidrio y de plástico llevan Pfand, es decir, son retornables, con lo cual hay que separarlas también y llevarlas al súper si quieres recuperar tu dinero.

A tal efecto hay un calendario anual, distinto para cada calle, que hay que descargarse a principios de año en la página oficial de las basuras y sin el cual no podríamos vivir, que indica cuando pasa qué camión. Porque cada tipo de basura se recoge cada... 2 semanas. Menos la bio, que en julio y agosto tienen en detalle de recogerla una vez a la semana, (por aquello del calor, los olores y los bichos) y el vidrio, que no se recoge (hay que depositarlo en los contenedores a tal efecto y separarlo por color). Eso es reducir gastos y lo demás, tonterías!

NOTA: Me han dicho que en las ciudades no se recicla tanto, pero yo vivo en un pueblo y así es como lo hacemos.

6. "Un Apfelschorle, por favor"

¿Apfelqué? Zumo de manzana reducido con agua con gas. La bebida nacional, después de la cerveza. También está la versión con otros zumos o con vino, el Weinschorle, tinto o blanco. Pero, qué queréis que os diga, donde esté un buen tinto de verano, que se quiten los Schorle, ¿no?

_DSC2470-MYEDD

7. Agua con gas para mí, por favor. 

Los únicos españoles que conozco que prefieren el agua con gas al agua del grifo son mi madre, mis hijos y varias amigas españolas que llevan aquí más años que en España.

En realidad aquí no hay que pedir agua con gas, si no agua sin gas. Pero pedir stilles Wasser no es nada alemán. Si no lo especificas, te la traen carbonatada. Y puede darse el caso de asistir a algún evento público tipo mercadillo o fiestas folclóricas y que sólo encuentres agua sin gas en el baño. Así que más vale irse acostumbrando o cambiar a otras bebidas (véase punto anterior).

8. "Shhhhhh!"

Conste que no me ha pasado, ¿aún? Quizás porque soy de las discretas... Pero me lo han contado. Es más, alguna vez he mandado callar a mis hijos en sitios públicos y la gente de alrededor me ha dicho que no molestaban... pero sí, los españoles tenemos fama de ruidosos y los alemanes, de lo contrario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu visita!

PrestaShop themes